¿Cómo estar en un tratamiento de reproducción asistida y sobrevivir al intento?

FIV. Mientras llega el embarazo
FIV. Mientras llega el embarazo

¡Qué ilusión cuando comenzamos! Hasta nos compramos un libro sobre los nueve meses de embarazo. No nos atrevemos con la ropita de bebé por si la cosa no es tan rápida, pero en nuestra mente deja de existir todo y solo algo ocupa las 24 horas del día: embarazo.

Rosa Maestro @rmaestrom @Masola_Org

Y ese es nuestro más grave error, apartar todo, dejar todo a un lado, enfocar nuestra vida en un único objetivo: el embarazo.

Pero pasa un mes, pasa otro, pasan seis meses, varios años, varios intentos, algunos negativos, cambio de tratamiento y el embarazo no llega.

Es entonces cuando la ilusión desaparece porque nunca pensamos que sería tan difícil.

Leer también: "Ser madre. Propósito para el próximo año"

Comenzamos a deprimirnos, a sentirnos mal, a no querer salir de casa, a no querer oír de embarazos de otros….comenzamos a morir en el intento poco a poco y nos preguntamos…¿cómo sobrevivir a un embarazo que tarda tanto en llegar?

1.- No comenzar nuestro proyecto de maternidad pensando que es lo único que nos puede hacer felices. Mantener vivos otros proyectos: trabajo, viajes, familia, ocio, pareja…

2.- Iniciar al mismo tiempo algún otro proyecto que nos hiciese ilusión: crear una web donde ir contando lo que nos pasa, escribir un diario, ese curso de pintura en tela que siempre quisimos hacer.

3.- No dejar de hacer nuestra vida habitual: salir con los amigos, ir al teatro, quedar con los primos…

Leer también: “Las diez cosas que debes saber antes de acudir a una clínica de reproducción asistida”

4.- Si estás en pareja, no abandonar la vida de pareja. Salir, quedar, hacer actividades conjuntas.  Si no estás en pareja, no abandonar la vida con amigos y habitual.

5.- Pasear... andar no es solo una actividad física saludable, es también una actividad mental saludable. Caminando encajamos mejor los problemas, las emociones, nos sentimos mejor, sabemos esperar mejor y todo adquiere una perspectiva diferente que desde el sofá de casa.

6.- No obviar que tendremos emociones negativas. Y si saber que haciendo otras cosas que nos gustan, estas emociones negativas pasarán a ser mucho menos negativas.

7.- No compararnos con las demás. Cada una es un mundo y se queda embarazada cuando se queda embarazada. La vida no es perfecta para nadie y no todos los proyectos llegan cuando queremos, sino cuando llegan.

8.- Compartir en un grupo todas nuestras emociones y pasos, y escuchar a las demás. Si das con un buen influencer, una persona que haya pasado por lo mismo que tú, te ayudará.

Leer también: "Diez cosas que deber saber si tu maternidad va a ser asistida"

9.- No solo hablar con mujeres en tratamientos de reproducción asistida. Es bueno conectar incluso con aquellas que no son madres, no pudieron o no quisieron. Saber que ellas son felices, muy felices sin serlo, nos ayudarán a desmitificarlo la plena felicidad siendo madres.

10. Viajar… Viaja todo lo que puedas, con pareja o con amigos. Un viaje alegra el espíritu de cualquiera y estarás tan entretenida viendo maravillas que olvidarás tu único proyecto de ser madre.

11. Cuídate y mimáte.  No te abandones porque estás hecha polvo. Peluquería, ropa, estética. Siéntete la mujer más hermosa del mundo y sube tu autoestima. Es un paso más para el éxito.

12. Olvida los tópicos de que una mujer no se realiza si no es madre. Una mujer se realiza por el simple hecho de ser mujer y quererse, haga y sea lo que haga y sea en la vida.

Leer también: "Diez consejos para aumentar la fertilidad"

13.- No lo sientas en silencio. Compártelo. Con un grupo reducido. Tus más íntimos, amigas o familia… quienes en un momento dado puedan entender tu estado anímico y ayudarte a que ese día en el que estás por los suelos pueda ser mejor con unas buenas risas.

14. Recuerda que cuando ya lo seas, los años que pasaste buscando se borrarán de inmediato, así que pásalo bien, para recordar aquellas otras cosas que hiciste mientras buscabas a tu bebé.

15.- Recuerda que hasta que decidiste ser madre, también fuiste feliz con otros muchos otros proyectos. Ellos siguen ahí, y otros muchos más además de la maternidad, también te esperan con las puertas abiertas.

Leer también: "Creí que no sería feliz sin ser madre"

Author: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".

Comentarios