Reproducción asistida: ¡Lo que cuesta tener un hijo!

Madre soltera por elección, las diez cosas que me dijeron cuando lo comuniqué
Foto:http://espanol.babycenter.com/

Nos pasamos la vida intentando no quedarnos embarazadas. No es el momento nunca: somos demasiado jóvenes, tenemos que conseguir un trabajo estable, una relación estable, un puesto cualificado, una economía adecuada, un entorno favorable…

Por Rosa Maestro @rmaestrom @Masola_Org

Y de pronto, ahí están, los 40 años acechando, llamando a nuestra puerta de la infertilidad con sus 40 velitas… Es entonces cuando nos damos cuenta de que quizás llegamos demasiado tarde, de que nadie nos contó aquello de que la fertilidad tiene una fecha de caducidad, de que nuestros óvulos con sus 40 velitas ya son viejos, ancianos…, aunque nos sintamos estupendas por fuera, bellas y jóvenes. Nuestra edad biológica no se corresponde con nuestra edad fértil.

Lo primero que hacemos es lo que llaman los psicólogos: pasar el duelo. Hay que aceptar que la maternidad se nos va a poner cuesta arriba, que puede incluso que no lleguemos a ser madres, o no lleguemos a ser madres biológicas o no lleguemos a ser madres genéticas.

Nos hablan de los avances de la ciencia, de las miles de técnicas que en la actualidad existen para conseguir un embarazo, tratamientos y posibilidades… incluso nos dicen que por qué no vitrificamos nuestros óvulos cuando éramos más jóvenes… Y muchas de nosotras preguntamos: ¿pero qué es eso?, ¿se podía hacer? Luego está la opción de recurrir a un óvulo donado, de una mujer de 25 años mucho más joven que nosotras y en el caso de que nos fallen los nuestros definitivamente, y si no la donación de embriones, de parejas o mujeres que lo consiguieron y que donaron aquellos que les sobraron.

¡Guau!, ¡cuánta información de golpe! ¿Y por qué nadie me contó antes que podía tener problemas a esta edad para ser madre? Nadie lo dice, ni nos informan los colegios cuando se habla de reproducción humana, tampoco los ginecólogos cuando acudimos a hacer nuestras revisiones, ni planificación familiar, ni en los libros, ni en los programas de televisión (es más, estos alientan a la facilidad con que se puede ser madre con 45, 50 o 53 porque así lo cuentan las actrices, famosas, o personajes del papel couché… a quienes siempre se les olvida comentar que lo fueron gracias a un óvulo donado, a un embrión donado o a una vitrificación de óvulos).

¿Cuánto cuesta verdad, tener un hijo a cierta edad? Tampoco podemos dejar a un lado el valor económico. La seguridad social no nos quiere a esta edad porque va a invertir mucho en nuestra maternidad, ni qué decir si somos solteras o lesbianas (en este caso ya ni hablar), y empieza la carrera por el préstamo bancario o familiar:  inseminación artificial con donante de esperma de 1.000 a 1.500 euros; una fertilización in vitro de 3.000 a 4.500 euros; una donación de óvulos de 5.000 a 8.000 euros, una donación de embriones de 2.800 a 3.500 euros.

Y a todo esto hay que sumarle los diferentes intentos, porque nadie nos garantiza que por pagar se vaya a conseguir a la primera. ¡Caray, con lo que nos cuidamos para no quedar embarazadas por eso que nos decían nuestras madres que a veces con solo mirarnos un hombre podíamos tener un hijo! Debía ser en época de nuestras abuelas cuando la vida sana provocaba una fertilidad sana… ahora nos vemos afectadas por todo: la alimentación, el alcohol, el tabaco, el estrés, la sociedad y hasta por el desamor.

Y si todo esto falla, aún nos queda un último intento: el vientre de alquiler… pero no en España, está prohibido y solo es factible para unos cuantos en el extranjero, aquellos con poder económico porque su precio es desorbitado: de 40.000 euros a 150.000 euros. ¡Lo que cuesta ser madre! Y aún así, si una mujer desea tener un hijo, hace todo lo posible por serlo. Por eso es uno de los sectores, éste de la reproducción asistida, que menos sufre la crisis. Renunciamos a todo, menos a ser madres. Entonces, ¿por qué esperamos tanto?

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".

Comentarios