La importancia legal de consentimiento informado en pareja de mujeres

consentimiento informado

No es un mero trámite, no es solo un papel. Firmar el consentimiento informado de un tratamiento de reproducción asistida tiene muchas implicaciones legales, sobretodo en el caso de las parejas de mujeres. Es el documento que tendremos que aportar al Registro Civil para demostrar que ambas mujeres nos comprometimos a ser  las madres de ese bebé que queremos registar.

¿Qué es el consentimiento informado?

El consentimiento informado en reproducción asistida es un documento donde se explica de forma comprensible en qué consiste el tratamiento que se va a realizar, estadísticas de éxito y fracaso, posibles complicaciones y todas las realidades posibles en torno al tratamiento en cuestión, así como los temas legales que implica.

En función del tratamiento de reproducción asistida que se vaya a realizar, se firmará un consentimiento informado diferente. Y lo firmaremos cada vez que vayamos a realizar un tratamiento. Es decir, si empezamos con una inseminación natural, y a posteriori queremos realizar un Método ROPA, deberemos firmar el consentimiento informado correspondiente a cada tratamiento y antes de iniciar de nuevo el proceso médico.

La ley obliga a las clínicas de reproducción asistida y al ginecólogo responsable del tratamiento a la firma del documento con anterioridad a la realización del tratamiento. Si la firma del consentimiento, no se puede realizar ni la inseminación o la punción en una fecundación in vitro.

La importancia legal del consentimiento informado en pareja de mujeres

En el momento que firmamos el consentimiento informado de un tratamiento de fertilidad, ambas aceptamos los derechos y los deberes del bebé que pueda nacer como consecuencia del tratamiento de reproducción asistida. En términos legales, aceptamos la filiación, aceptamos ser sus madres legales.

En el documento también se especifica que lo hacemos mediante la donación de semen, y que se trata de un donante anónimo sin ningún derecho de filiación con nuestro futuro hijo. El documento del consentimiento informado es por tango nuestra seguridad jurídica que nadie va a poder reclamar la paternidad de nuestro bebé.

Podéis leer con detenimiento los ejemplos de los consentimientos informados que propone la Sociedad Española de Fertilidad, si bien no han sido actualizados para adaptarlos a las parejas de mujeres.

Ni la mujer receptora ni su cónyuge, cuando hayan prestado su consentimiento formal, previo y expreso a determinada inseminación con contribución de donante, podrán impugnar la filiación matrimonial del hijo nacido como consecuencia de tal fecundación. Esta misma limitación afectará a las parejas heterosexuales no casadas cuando el varón hubiera firmado el consentimiento informado con anterioridad a la utilización de las técnicas.

Por último, los datos de identidad del donante son custodiados en el más estricto secreto y en clave en el banco de datos del Centro y, según prevé la ley, han de serlo también en el ‘Registro Nacional de Donantes de Gametos y Preembriones con fines de reproducción humana’. Este Registro, pendiente de desarrollo, consiste en un registro único formado por las bases de datos de cada centro o servicio autorizado por la Comunidad Autónoma respectiva, mediante su agregación en una Base Central administrada por el Ministerio de Sanidad y Consumo. En dicho Registro deben ser recogidos, tratados y custodiados en la más estricta confidencialidad, y de acuerdo con la normativa y de protección de datos vigente, los datos de los donantes y receptoras.

Aunque el redactado está planteado desde una visión heterosexual y patriarcal, “el hombre no podrá desentenderse del bebé nacido”, podemos interpretarlo a nuestra realidad, como y cambiar esa “obligatoriedad” por un “derecho a la filiación”, que de hecho es lo que buscamos con un tratamiento de reproducción asistida.

Queda claro pues que, si una de vosotras NO firma el documento antes del tratamiento, si su nombre no aparece, no podrá reclamar a posteriori esa “responsabilidad maternal” en el Registro Civil.

¿Qué hacer si la madre no gestante NO firma el consentimiento informado?

Solo la madre gestante firma el documento. Es una situación que se produce más habitualmente de lo que pueda parecer. Una de nosotras tiene muy claro que quiere ser madre, y la otra tiene sus dudas. Ante la incertidumbre de todo el proceso, la “indecisa” se mantiene al margen, y hasta que no ve que es una realidad, no se atreve a “ser madre”.

No se puede alterar un consentimiento informado a posteriori, pues supondría fraude de ley. Si os encontráis en este caso, lamentablemente vuestra única opción es la adopción.

 

Comentarios