Ser madre después del cáncer

Hijos de donantes de gametos
Foto:http://www.psicologiayfertilidad.com/

El Instituto Murciano de Fertilidad es pionero en la vitrificación, técnica que permite conservar ovocitos sanos para fecundar tras el tratamiento oncológico

El 4 de febrero es el Día Mundial Contra el Cáncer. Una fecha para reflexionar, concienciar, prevenir y actuar. Según la Asociación Española contra el Cáncer, uno de cada tres varones y una de cada cuatro mujeres serán diagnosticados de cáncer a lo largo de su vida.

IMFER

¿Pero qué ocurre a nivel reproductivo tras superar un cáncer? Es importante que los afectados sientan que pueden recuperar sus planes y sus sueños tras la enfermedad y, en el caso de muchos pacientes jóvenes, su objetivo se centra en tener hijos y formar una familia. Los tratamientos y algunos tipos de cáncer pueden afectar a la fertilidad de manera temporal o permanente pero, por suerte, las técnicas han avanzado y hay soluciones para ello.

Leer también: "Papá, ya no tienes cáncer y yo voy a ser madre"

El Instituto Murciano de Fertilidad, IMFER, está especializado en técnicas diseñadas para estos pacientes y destaca la importancia de los tratamientos orientados a preservar la fertilidad tras el cáncer.

IMFER fue el primer centro autorizado en Murcia para llevar a cabo la vitrificación de óvulos. Este tratamiento consiste en reducir súbitamente la temperatura a la que se expone el ovocito hasta alcanzar los -196 grados, utilizando altas concentraciones de crioprotectores para deshidratar la célula.

Estos ovocitos se mantendrán en nitrógeno líquido hasta que la futura madre esté preparada para comenzar el tratamiento de fecundación.  La vitrificación nos permitirá disponer de óvulos sanos y con la “edad genética” que se tenía antes de iniciar el tratamiento contra el cáncer.

Las opciones de preservación de la fertilidad en niñas son más limitadas que en mujeres adultas. En estas pacientes, la criopreservación de corteza ovárica puede ser la alternativa más adecuada.

Leer también: "Una feliz mamá tras superar el cáncer de mama"

Esta técnica consiste en extraer una porción de corteza ovárica, la cual es congelada con el fin de preservarla. Una vez que ha sido superado el tratamiento oncológico, la corteza se reimplanta sobre el ovario remanente, consiguiendo así preservar la fertilidad y mantener la función hormonal ovárica normal.

En adolescentes y mujeres adultas,  gracias a los avances en medicina reproductiva, en IMFER, hoy día es posible extraer y criopreservar ovocitos inmaduros.

Estos óvulos se mantendrán criopreservados hasta que la paciente decida tener descendencia. En ese momento serán madurados in vitro – en el laboratorio – adquiriendo la capacidad de ser fecundados, generando embriones aptos para ser transferidos a las futuras madres.

Leer también: "Los tratamientos de reproducción asistida no causan cáncer"

Del mismo modo, los hombres que sean diagnosticados de cáncer, podrán criopreservar su esperma en el banco del Instituto Murciano de Fertilidad, donde estudiarán su calidad y lo mantendrán en óptimas condiciones hasta que sea el momento de la fecundación.

IMFER pone al servicio de sus pacientes lo último en tecnología y el trato profesional más cercano para que cuando hayan acabado la lucha contra el cáncer, puedan cumplir sus sueños.

Leer también: ¿Por qué creemos que la fertilidad femenina es eterna?
Resumen
Fecha revisión
Artículo revisado
Ser madre después del cáncer
Clasificación del autor
51star1star1star1star1star

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".

Comentarios