Lo que toda mujer necesita saber sobre la infertilidad secundaria

A pattern of eggs while the middle egg is cracked. Foto de:http://cdn-img.health.com/
A pattern of eggs while the middle egg is cracked.
Foto de:http://cdn-img.health.com/

Si había algo que siempre quería Jennifer Chaves, era “dar a luz algún día a un bebé de mi cuerpo”. Chaves fue adoptada, pero esperaba tener una conexión biológica con sus propios hijos.

(Artículo traducido del artículo publicado en www.health.com.) por su interés.

Artículo original Aquí

Autora dela rtículo: Leslie Kaufman

Así que a los 34 años, un año después de casarse, ella y su esposo se pusieron a ello. En un mes, estaba embarazada. Ella dio a luz a un bebé sano llamado Thomas. Queriendo una familia grande, la pareja de Clinton, Massachusetts, intentó de nuevo, casi de inmediato, cuando Thomas tenía apenas un año, aumentar la familia.

El médico de Chaves le sugirió perder 20 kilos en esta ocasión. Ella lo hizo. El embarazo no llegaba y trato de ayudarlo con la acupuntura. Después de otros seis meses sin éxito, pasó a la fertilización in vitro (FIV). Durante los tres años siguientes, observó su dieta y practicó la meditación con tai chi y qigong para reducir el estrés. De cuatro ciclos de FIV, uno resultó en un aborto involuntario, el resto falló.

Como consecuncia de todo ello, se sentía culpable, avergonzada y aislada.  “Mientras tanto, mi acupunturista me dijo que estuviera agradecida por el único hijo que ya tenía.”

La mayoría de las mujeres asumen que si no tuvieron ningún problema en concebir una vez, no tendrían problemas de nuevo. Pero la infertilidad secundaria (comúnmente descrita como la incapacidad de quedar embarazada después de haber tenido al menos un hijo sin asistencia de fertilidad) puede ser tan común como la infertilidad primaria. Los datos más recientes de la Encuesta Nacional de Crecimiento Familiar calculan que más de 1,5 millones de mujeres casadas en los Estados Unidos de 44 años o menos tienen una infertilidad definida como no quedar embarazadas después de 12 meses de relaciones sexuales sin protección y más de la mitad de ellas son madres ya.

Nueve cosas que cada mujer necesita saber sobre su fertilidad

Un dolor oculto

La infertilidad secundaria se esconde a simple vista porque muchas mujeres se sienten culpables de hablar de ello, dice Judy Becerra, supervisora de consejería en el Centro de Medicina Reproductiva de Colorado (CCRM). “Las personas con infertilidad secundaria pueden sentir que están siendo egoistas por querer un segundo y que no merecen la simpatía de otras mujeres”.

Ese es un sentimiento que Jen Noonan podría relacionarse cuando entró por primera vez en un grupo de apoyo de CCRM para mujeres infértiles. “Siempre fui la única que ya tenía un hijo”, recuerda. “Mencionaría los abortos involuntarios que había tenido antes de que dijera que tenía otro hijo.” (Finalmente tuvo un segundo hijo a los 37 años, después de dos años luchando por concebir.)

El dolor de las mujeres que no pueden tener un segundo hijo no debe ser despreciado, dice Catherine Birndorf, MD, un psiquiatra reproductivo en la ciudad de Nueva York.

La búsqueda de soluciones

La edad es la principal causa de infertilidad secundaria. La calidad de los óvulos que una mujer tiene comienza a caer a los 35 años, independientemente de si ha dado a luz. “Estar embarazada es como una lotería”, explica Jesse Hade, MD, un endocrinólogo reproductor en Boston FIV en Scottsdale, Arizona. “Las probabilidades cambian dependiendo de su edad y la reserva ovárica. Cada óvulo en una mujer sana de 34 años o menos tiene un 8.3 a 10 por ciento de probabilidades de tener un bebé sano vivo. A los 40 años, pasa a ser un 5 por ciento,  y a los 45, es 1 o 2 por ciento”

Envejecer no es el único culpable, por supuesto. A veces hay problemas que surgieron de un embarazo anterior, como cicatrices. Otras afecciones, como endometriosis, fibromas uterinos, diabetes o enfermedad de la tiroides, también pueden desempeñar un papel. En algunos casos, la mujer decide aumentar familia con una segunda pareja y la nueva pareja tiene un bajo recuento de espermatozoides.

La mayoría de los médicos harán esencialmente el mismo análisis  para los pacientes de infertilidad secundaria como lo harían para los pacientes con infertilidad primaria, dice William Schoolcraft, MD, fundador y director médico de CCRM. Si no se descubre ninguna causa obvia, los médicos pueden animar a una mujer mayor decidirse rápidamente hacia la FIV, en lugar de pasar mucho tiempo en tratamientos más básicos.

Por supuesto, incluso la FIV no garantiza el éxito, como le ocurrió a Jennifer Chaves. Pero el Dr. Schoolcraft señala que el fracaso de FIV no es necesariamente el final del camino. Los óvulos de los donantes pueden ser una solución. .

Chaves y su marido decidieron volver a ser padres pese a no poder concebir y adoptaron un bebé.

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".

Comentarios