No soy madre y padre…. soy solo madre

Madres solteras
Madres solteras

Mamá y Papá,  ¿soy los dos?, ¿sólo uno?, ¿me falta el otro?, ¿me sobra y me basto solo con ser mamá?

¿Cuántas preguntas, verdad? Lo cierto es que cuando, ya hace mucho tiempo aunque me resista a reconocer que ha pasado tan rápido, me hice esta misma pregunta… y antes de que naciese mi primera hija…llegue a la conclusión de nunca sería ambos. Siempre he sido, soy y seré, mamá… a secas…

Rosa Maestro @rmaestrom @Masola_org

Con eso reconocía que nunca le negaría a mi hija la figura masculina, que no la paterna… ya que jamás estuvo, está, ni estará. Ni es por eso, un hándicap, ni una ventaja.

Es simplemente una situación más, de las muchas con las que te puede sorprender la vida y que jamás entraron en la mente inocente infantil de mis cuentos de hadas, ni de mis juegos a mamás y papás.

Leer también: "Madres solteras y de un donante de esperma"

Ni por ello me sentí peor, ni mejor; ni por ello me siento mejor, ni peor; ni por ello me sentiré mejor, ni peor. Me sentí lo que soy, una mujer que deseó ser madre, y que deseó hacerlo sola, libremente.

Un deseo que se transformó en un amor infinito, y luego en dos amores infinitos, con los que la mayoría de los días imagina lo dura y difícil que sería  la vida sin ellos; y lo afortunada que se siente cada mañana al despertar.

Son mis grandes amores y sí, cierto que hay días más complicados, difíciles y que una desea “no oír un ruido, ni un llanto” (soy persona), días en la que una desea por encima de todo subirse a unos tacones y salir a cenar guapa y divertida (soy mujer), días en lo que  desea por encima del mal y del bien hablar de política, trabajo, proyectos (soy profesional)… pero nunca sin ellas demasiado lejos.

Leer también: "Las familias monoparentales son tres veces más que las numerosas y reciben tres veces menos de ayudas"

Amé y amó con locura mi proyecto de vida, porque siempre ha sido el que yo he elegido, bien por deseo o bien por las circunstancias; y mis elecciones son solo mías y de nadie más.

Él, el padre, lo tengo en el mío; él, el marido, no lo tuve, ni lo tengo, y me atrevería a decir que ni lo tendré, porque así lo he elegido yo; ellas, el padre, tampoco lo tienen, ni lo tendrán, porque así es su familia, la de mamá…, el marido y los hijos, el tiempo lo dirá.

Echar de menos… jamás…. Estoy demasiado ocupada en valorar lo mucho que tengo como para intentar encontrar un hueco para averiguar si echo algo de menos en mi familia. ¿Si ellas echan de menos?

No, se echa de menos lo que se tiene y desaparece, no lo que jamás se tuvo.  ¿Somos felices? Si, mucho, mucho, mucho…

Soy mamá, que es lo que quise ser, sin él. Entonces, ¿Por qué voy a convertirme aunque solo sea por un día en mamá y papá? Soy MAMÁ, nada más.

Leer también: "Familias Monoparentales exigen una Ley para dejar de estar discriminadas"

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".

Comentarios