Reproducción asistida: estoy en tratamiento ¿a quién se lo cuento?

Reproducción Asistida. ¿A quién se lo cuento?
Reproducción asistida: contarlo solo a un entorno cercano mientras se está en tratamiento Autor:www.piensaenvida.com

Reproducción Asistida. Lo más difícil es tomar la decisión de ser madre soltera, pero una vez tenemos claro que lo que queremos es ser madre, sea como sea, y comenzamos con los tratamientos, pasamos a una fase dubitativa e íntima a una fase eufórica en la que queremos gritarlo a los cuatro vientos. Hemos dejado atrás la inseguridad, estamos contentas e incluso orgullosas de habernos decidido.

Y es entonces cuando queremos compartirlo con nuestros familiares, amigos, las compañeras de trabajo, vamos que si pudiésemos lo anunciaríamos en el periódico. Pero, ¿es bueno contarlo? ¿interesa contarlo? ¿nos ayuda contarlo?

Por Rosa Maestro @rmaestrom @Masola_Org

Sí y no. Sí, porque es fundamental hablarlo con alguien, compartir nuestro proyecto de maternidad, sentirnos ilusionadas, pero ¡con cuidado!

Es bueno seleccionar dos o tres personas como mucho con las que compartirlo todo, incluso que sean aquellas quienes nos acompañen de vez en cuando durante el proceso, porque puede que sea corto, pero también puede que sea largo y difícil.

Por supuesto, estas personas, las escogidas, deben estar de acuerdo con nuestro deseo de maternidad en solitario y, sobre todo, personas positivas.

Leer también: "Como mi vecina fue madre a los 43, yo también puedo"

¿Por qué no es bueno hacer muy extensiva la comunicación de nuestro deseo y proyecto?

Porque si el proceso es sencillo y finaliza en el primer o segundo intento, perfecto, todos tan contentos, inclusive aquellos que no compartían nuestras intenciones, pero si los tratamientos se alargan, cada negativo se convierte en un sinfín de llamadas a las que hay que explicarles que “no me he quedado embarazada”, a lo que le sucede otro sinfín de respuestas a muchas personas de las causas por las que no ha sucedido.

Y en esos momentos, lo que una menos desea es “dar explicaciones” y sí, y solo eso, tener a una persona de apoyo a tu lado.

No, no es conveniente, sobre todo cuando te llama la amiga, la compañera de trabajo o la vecina para preguntarte y comunicarte que se ha quedado embarazada, o simplemente te habla del día a día que ha disfrutado o no con sus hijos.

No se es mejor ni peor persona por no querer oír hablar a tus amigas de sus maternidades, ni por no querer asistir a las fiestas de los cumpleaños de sus hijos…

Son sentimientos normales porque son sentimientos encontrados. Por eso, selecciona y escoge aquellas dos o tres personas que crees que te pueden acompañar en tu proyecto y espera a hacerlo “voz populi” cuando por fin lo hayas conseguido.

Leer también: "La donación de óvulos y embriones, un secreto mal guardado"

Recuerdo que en mi primera maternidad así lo hice y pude llevar todo el proceso, inclusive mi embarazo con absoluta tranquilidad.

Sin embargo, cuando decidí ser madre de nuevo, por segunda vez, como fue todo tan rodado en la primera ocasión, cometí el error de contárselo a todo el mundo.

Llegó un momento, cuando la adopción se complicaba y se complicaba, que no podía hablar ya de ello y cada vez que me preguntaba alguien por cómo iba el proceso o por cuándo por fin vendría la niña… lo llegué a pasar verdaderamente mal, no quería recordar constantemente las complicaciones de mi proceso y menos contemplar la opción de tener que renunciar a la adopción como algunos allegados, sin mala intención, me aconsejaban.

Fue tal el agobio, que en un momento dado, decidí mentir y contar a todo el mundo que había cerrado mi proceso de adopción, excepto a una buena amiga, que me escuchaba y con la que me desahogaba porque ella también era madre sola de dos hijas adoptadas.

Desde ese momento volví a sentir calma, retomé mi proceso con tranquilidad y pude volver a pensar de forma relajada y seguir con ello. ¡Ya sabes!, cualquier proceso importante en tu vida, es mejor compartirlo con un núcleo pequeño de allegados.

Fíjate que siempre se ha dicho eso de si estás pendiente de algo importante, “no lo cuentes, que no se cumple”. No tiene nada que ver contarlo con que se cumpla o no, pero sí con que uno tire o no la toalla por influencias ajenas.