Conversamos con la autora de “Cloe quiere ser mamá”

Rosa Maestro y sus hijas, autora de tres cuentos infantiles para explicar a los niños su nacimiento por técnicas de reproducción asistida
Rosa Maestro y sus hijas, autora de tres cuentos infantiles para explicar a los niños su nacimiento por técnicas de reproducción asistida

Editorial Chocolate habla con Rosa Maestro, autora de “Cloe quiere ser
mamá”, el primer cuento para madres solteras que tuvieron a sus hijos
gracias a un tratamiento de reproducción asistida de un donante de
esperma. Se trata del primer cuento que se edita dirigido a estos
“niñ@s” con el objetivo de acercarles a su historia, a su bonita
historia, y facilitar a sus madres el cómo contárselo.

-Editorial Chocolate (ED): ¿Por qué un cuento para madres solteras de un donante de esperma?

-Rosa Maestro (RM): “Desde que creé la web www.localhost (Madres
Solas por Elección) y su foro, cada vez eran más las madres que
preguntaban cómo contarles a sus hijos su origen, cuál era su
procedencia, por qué no existía la figura del padre. A través del
foro, a algunas de ellas yo les explicaba que la mejor forma de
comenzar era con un cuento, cuando apenas tenían tres añitos, para que  ellos fuesen adoptando con total naturalidad que su origen era fruto  del deseo de su mamá y de la generosidad de un donante”

-ED: ¿Hay mucha literatura sobre estos modelos de familia?

-RM: “No, muy poquita. Quizá es lógico porque hasta hace pocos años
tener un hijo por reproducción asistida era algo que había que callar,
por eso de los tabúes sociales. Ahora cada vez son más las personas
que lo dicen sin problema alguno y posiblemente las madres solteras
seamos las que menos incomodidad tengamos al hablar públicamente de  nuestro modelo de familia, de nuestros tratamientos de reproducción  asistida. Eso ha hecho que haya muy poco escrito. Pero ahora que
empezamos a salir del armario, también vemos nuestras necesidades y
una de ellas es esa, la de contarles a nuestros hijos la verdad de su
origen”.

-ED: ¿Para qué edad está concebido el cuento?

-RM: “Para niños de entre 3 y 8 años. El cuento es una historia
dirigida a niños donde la historia se envuelve de magia. Es un cuento
estupendo para empezar a contarles por qué y cómo vinieron al mundo,
que sirve de apoyo para ir ampliando esta historia y a medida que
crecen ir introduciendo datos sobre el proceso, sobre cómo es la
técnica de reproducción asistida, sobre la figura del donante, sobre
los distintos modelos de familia, etc…”

-ED: Este libro es el primero de la colección “ Familias del Mundo”

-RM: “Sí, de una colección muy bonita que lleva por nombre “Familias
del Mundo”, de la Editorial Chocolate… Ya estoy trabajando en el
siguiente que irá dirigido a las parejas de mujeres, lo que me alegra
mucho y también me satisface, máxime en estos momentos en los que la  reforma de la educación española quiere borrar del mapa a los
diferentes modelos de familia. Pues es hora de hacer la contrarreforma
y de que nosotros gritemos en alto que estamos aquí, que no vamos a
dejar de estarlo y mucho menos vamos a esconder a nuestras familias.”

-ED: ¿A qué edad es bueno empezar a contárselo?

-RM: “Yo empecé desde el mismo momento en que supe que estaba
embarazada. Cuando alguien me preguntaba por el padre, simplemente le  contestaba y con total naturalidad, que Alba iba a ser hija de un
donante de esperma. Desde el primer momento me manifesté orgullosa de  mi modelo de familia, de haberlo elegido, de haber sido libre de
formar la familia que deseaba y eso quería que le llegase al bebé, a
mi hija, en todo momento. Una vez nació cada vez que me preguntaban no  dudaba en contestar lo mismo. Y cuando Alba cumplió los tres añitos,  una noche, mientras le contaba el cuento de Caperucita, me dije… – que  mejor que inventarme un cuento para comenzar a explicarle su origen y  porqué en casa no hay un papá -. Y así fue, inventé un cuento que  luego he ido modificando según su edad”

-ED: ¿Ha preguntado alguna vez por el donante?

-RM: “No, nunca hizo preguntas acerca de su origen porque creció con
la verdad, con su verdad. Si, a medida que ha ido creciendo – ahora
tiene nueve años – ha preguntado por cómo fue el proceso, cómo es
cuando hay un papá y una mamá, quiénes son los donantes…”

-ED: ¿Ha echado en falta la figura del padre?

-RM: “No, eso dice ella siempre que se le pregunta, otra cosa es que
haya momentos en que le gustaría tener un papá, y otros un hermano,
otros quiere y quiere… Las personas somos así, siempre queremos lo que  no tenemos y no valoramos lo que tenemos, y ahí estoy yo, para
enseñarle a valorar lo mucho que tiene y dejar de envidiar lo que los
demás sí tienen. Por otro lado creo que la figura masculina es muy
importante y en mi familia siempre ha tenido múltiples figuras
masculinas: abuelos, tíos, amigos… Cierto que todos los niños buscan
un referente “paterno” o “masculino” y ella lo ha buscado en mi padre,
en su “abuelo papá” que ella dice; y sin embargo, mi segunda hija,
Nabila, que es fruto de una adopción lo ha hecho en el hermano de mi
padre, en su “tío abuelo”.

-ED: ¿Qué habla del donante, suele hacerlo?

-RM: “Pocas veces pero generalmente lo hace para encontrarse
parecidos. Se mira en el espejo y me dice cosas como “los ojos no son
tuyos, ¿eh? Son del donante…” o “desde luego esto de que me guste
tanto el deporte es del donante porque a ti no hay quién te mueva del
sofá 😉 “.

-ED: ¿Si os diesen la opción de conocerle en el futuro?

-RM: “Es una opción que para nosotras pasa sin pena ni gloria.
Efectivamente si mañana nos dijesen quieres ver una foto del donante,
somos humanas y curiosas, claro que la iríamos a ver y si le
conociésemos en persona le daríamos las gracias por habernos hecho tan  felices, pero no es algo esencial en nuestras vidas. Cuando le
pregunto a Alba ella me dice que no tiene ninguna necesidad de conocer  al donante, que es muy feliz en su modelo de familia y que no la  cambiaría por ninguna otra.”

-ED: ¿Echa de menos tener un padre?

-RM: “A veces, cuando quiere ir a montar en bicicleta, dice y a mi no
me gusta…En general no, de hecho no le gusta mucho eso de que mamá pueda tener novio y “venga a ocupar un sitio en su familia…No, no echa  de menos un padre porque no se echa de menos lo que no se tiene sino  lo que se tiene y desaparece…”

-ED: ¿Habla de cómo desearía que fuese su propia familia?

-RM: “Sí, habla a menudo de ello. Dice que le gustaría tener una
pareja, tener hijos – dos – con ella; pero que si esa pareja no llega
o no es la que ella quiere, que tendrá a sus hijos como su mamá”

-ED: ¿Por qué es importante contarle la verdad sobre su origen a un hijo?

-RM: “Es fundamental. Una relación, si se quiere que emocionalmente
sea buena y madura no puede basarse en mentiras. Nuestros hijos tienen  derecho a saber su origen y a preguntarnos por qué tomamos ciertas  decisiones o por qué formamos la familia así y no de otra manera. No  me parece justo ni sano contarle su verdad cuando tenga 20 años o  cuando un día el médico pregunte por ciertos datos del padre y no  sepamos qué responderle. No, todos tenemos el derecho a crecer con la  verdad, con nuestra verdad”.

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".