Las 10 cosas que tienes que saber antes de ser madre soltera por elección

Cloe quiere ser mamá, un cuento infantil que explica a los niños de madres solteras su origen.
Cloe quiere ser mamá, un cuento infantil que explica a los niños de madres solteras su origen.

Finaliza un año y seguimos sin encontrar el príncipe azul; bueno ni el azul, ni el morado, ni el amarillo; quizás nos hayamos separado o hayamos decidido romper, de una vez por todas, con esa relación tóxica que a modo de garrapata se había instalado en nuestras vidas. Pero también comienza un nuevo año y es posible que el proyecto de ser madre aunque no haya pareja esté tomando fuerza. Si ese es tu caso, estas son las diez cosas que debes saber antes de ser madre sin pareja por decisión propia:

1.- Un hijo no suple la carencia emocional de una pareja.  Las parejas son un proyecto de amor muy diferente al de la maternidad. Si deseas ser madre soltera para llenar ese vacío emocional de no tener pareja, te decepcionarás a ti misma porque tus vacíos de pareja serán los mismos después de ser madre.

2.- Ser madre sin pareja lo será para siempre, independientemente de que tengas pareja. Tus hijos serán tuyos; para bien o para mal, siempre serán solo tuyos. Es una decisión y un proyecto que tomas en solitario, no en pareja, y siempre será así. Pareja e hijos siempre serán dos proyectos de vida que caminarán a tu lado pero no necesariamente juntos.

3.- Tener un hijo sola, sin pareja, no puede ser con el objetivo de no estar sola. El hijo es una persona con vida propia, identidad propia, deseos propios, ambiciones propias y proyectos de vida que en un momento dado dejarán de contar contigo. En nuestras vidas tiene que haber otros proyectos más allá de la maternidad y saber que llegará un momento en que ellos harán su vida.

4.- Ser madre soltera porque así lo has deseado no significa ser madre autosuficiente. Si necesitas ayuda, pídela. Todas las familias de tu entorno la piden y no por ello se sienten culpables.

5.- Ser madre soltera por elección no significa dejar de ser mujer, dejar tu vida como mujer. Eres madre y eres mujer. Un bebé, un hijo absorbe mucho de nosotras; nuestra dedicación es inmensa pero no exclusiva. No hay que dejar de tener tiempo para nosotras, aunque no sean tantas o tan a menudo como antes. Muy importante: quedar con los amigos, ir de vez en cuando al cine, comprarse algún trapillo, darse algún capricho, hacer deporte, cuidarse, y por qué no, si se puede, qué menos que un fin de semana al año para ti.

6.- Ser madre soltera significa reestructurar tu economía para llegar a más cosas. Estudia detenidamente de qué puedes reducir, qué puedes suprimir para añadir, y que puedes aceptar para ahorrar.

7.- No te quedes sin vacaciones porque no tengas pareja. Puedes viajar con tu bebé y también puedes buscar a otras madres en tu misma situación con las que compartir viaje; una opción que te permitirá inclusive tener espacios para ti durante las vacaciones compartiendo tareas: una noche puede hacer una escapada una y otra noche, la otra.

8.- Tener un hijo sola no significa renunciar a tener pareja. Las parejas llegan, se quedan y desaparecen. Puedes reestructurar tu concepto de pareja durante el periodo de mayor dedicación o volver a enamorarte. Tus relaciones amorosas serán igual que antes de ser madre: a veces mal, otras como quien no quiere la cosa y, a veces, muy bien.

9.- Si crees que por ser madre sin pareja, madre soltera o familia monoparental vas a recibir alguna ayuda especial, estás equivocada. Nuestro modelo familiar no recibe ni ayudas ni apoyo alguno ni por el Gobierno, ni por las instituciones. Hasta la fecha lo único conseguido es la desgravación fiscal de 1.200 euros al igual que familias numerosas (que sí reciben muchas más ayudas, de hecho tienen una LEY DE FAMILIAS NUMEROSAS para ellas solas), cuando se tiene dos hijos sin pareja.

10.- Por último, decirte que posiblemente tendrás que abonar una cantidad alta por tu tratamiento de reproducción asistida, porque aunque en estos últimos años se ha avanzado en alguna comunidad autónoma en nuestro derecho por Ley a optar a estos tratamientos en la Seguridad Social, son muchas de ellas las que no te lo permiten y si tienes más de 39 años, como la lista de espera es extensa y a partir de los 40 años ya no admiten a través de la Sanidad Pública, no te compensa esperar por eso de que a partir de los 40 las posibilidades de embarazo caen en picado. Si optas por la adopción de un menor, la mayoría de los países han cerrado a la adopción monoparental y el tiempo de espera desde que se comienza un proceso hasta que se termina tiene una media de cinco años.

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".

Comentarios