Reproducción Asistida: ¿ Por qué creemos que la fertilidad femenina es eterna?

Foto: pixabay.com La fertilidad de la mujer no es eterna. A los 40 años cae en picado y a veces antes. Los ginecólogos deberían informar de esto
Foto: pixabay.com
La fertilidad de la mujer no es eterna. A los 40 años cae en picado y a veces antes. Los ginecólogos deberían informar de esto

¿Fertilidad femenina eterna?

A los 38 años, el 50 por ciento de las mujeres pueden presentan disfunciones  y problemas de fertilidad

A las mujeres de más de 40 años poco o más bien nada les contaron sobre su fertilidad. A las nuevas generaciones se les habla de reproducción, de cómo evitar un embarazo y de prevención de enfermedades sexuales. Sin embargo, todavía hoy en día, a la mujer no se le forma ni se le habla acerca de su fertilidad. Eso hace que muy a menudo se crea que es a partir de los 45 años cuando la fertilidad comienza a disminuir.

Rosa Maestro @rmaestrom @Masola_Org

El retraso de la maternidad es ya una realidad latente en prácticamente todos los países europeos y, por ende, España. Estudios realizados en tribus o grupos de población que no utilizan métodos anticonceptivos afirman que el corte se encuentra entre los 34/35 años. Sin embargo, a la mayoría de las mujeres que se les pregunte por la fecha de caducidad de su fertilidad dirían que por encima de los 45/46 años.

Si se le pregunta a una mujer de 60 años acerca de la fertilidad de la mujer, poco o nada te podrá decir; prácticamente igual ocurriría con mujeres de 50, 40 y 30 años y, sorprendentemente también con mujeres de 20. Quizás en estos últimos años, gracias a la presión de las clínicas y los influencers en reproducción asistida que se atreven a contar sus experiencias, algo menos. Prácticamente solo las mujeres que se han sometido a un tratamiento de fertilidad son conocedoras de todo lo que concierne a la fertilidad de la mujer y las que pueden transmitírselo a sus hijas  para que el día de mañana decidan con toda la información en la mano. ¿Y por qué pasa esto? Porque falla la sociedad, fallan las instituciones, fallan las madres y fallan los ginecólogos.

Recientemente se ha asistido a la noticia de otra mujer famosa que a sus 64 ha dado a luz a gemelos. Noticias como ésta de famosas que han conseguido ser madres por encima de los 45 años hacen mucho daño al mito de la fertilidad femenina. Son verdades a medias que hacen creer a las mujeres que pueden postergar su maternidad eternamente y que pueden ser madres cuando lo deseen sin grandes dificultades y con óvulos propios. En cierto modo no es incierto, las técnicas en reproducción asistida han evolucionado de forma notable en la última década y una mujer puede ser madre pasados incluso los 50. Eso sí, “habría que contarlo todo”, decir que no es fácil, que es muy costoso física, psicológica y económicamente, que generalmente se necesita de óvulos de mujeres mucho más jóvenes que los han donado o de la donación de embriones, y que desde hace unos años las mujeres pueden recurrir a la vitrificación de sus óvulos cuando tienen 30 años, o inclusive antes, para poder ser madres si lo desean más adelante. Pese a ello, también habría que informar a la mujer de que los riegos de ser madre tardía que siempre son mayores (abortos espontáneos, malformaciones) pero que a pesar de todo ello, y consciente de esta realidad, si se quiere, se puede.

Cuando una mujer acude a una revisión ginecológica, es el ginecólogo quién debería informarle de todo lo concerniente a su fertilidad, para que fuese libre de decidir si postergarla o no. Deberían ser los centros médicos quiénes solicitasen pruebas tan sencillas como una analítica de sangre a mujeres de más de 30 años para realizarles un estudio sobre su fertilidad y en función de ello, que tomase la decisión que creyese más adecuada; que las revisiones ginecológicas incluyesen este tipo de pruebas y que se dejase de oír tan a menudo eso de “tranquila, que aún tienes tiempo”, solo porque tiene 32 años, cuando por muchos es sabido que hay mujeres que con 37 años sufren la menopausia precoz.

La educación sobre la fertilidad en casa está en mantillas porque las mujeres hoy en día en un porcentaje alto todavía no reciben formación con respecto a su fertilidad. Muchas de ellas ni siquiera son conocedoras de la importancia de vacunar a sus hijas contra el virus del papiloma humano, preventivo y de protección contra el cáncer de útero.

Por otro lado, en aquellos colegios donde se da educación sexual, no se menciona nada acerca de la fertilidad y de los inconvenientes reproductivos más allá de cierta edad. Y habría que explicar a las jóvenes que cuando se retrasa la maternidad nos podemos encontrar con dificultades para ser madres, que la fertilidad de una mujer a los treinta años no tiene por qué ser la misma en las demás mujeres de la misma edad y que los ginecólogos hablan de que la posibilidad de conseguir una gestación cada mes pasa de un ocho por ciento a los 35 años a un tres por ciento a los 38, y a esta edad, el porcentaje de mujeres con problemas para ser madres puede llegar al 50 por ciento.

Si deseas postergar la maternidad, debes saber que:

.- La edad más fértil de la mujer si sitúa en torno a los 21 años.

.- La fertilidad en la mujer tiene una fecha de caducidad y empieza a decrecer de forma importante cerca de los 35 años.

.-  Creer que a los 48 se puede tener un hijo con óvulos propios es un error. Las clínicas de reproducción asistida no tienen contabilizados embarazos con óvulos propios por encima de los 43 años con respecto a tratamientos de fertilidad.

.- Noticias con verdades a medias relativas a actrices, presentadoras, periodistas, empresarias…, que tuvieron hijos por encima de los 45 años inclusive en la frontera de los 50,  no hacen sino confundir a las mujeres sobre su fertilidad, con la consiguiente creencia que los problemas de fertilidad llegan pasados los 49 años.

.- La menopausia no solo afecta a las mujeres de 45 a 55 años. Hay mujeres que con 35 y 37 años ya son menopausicas.

.- Nacemos con un número determinado de ovocitos, que vamos perdiendo en cada una de las menstruaciones.

.- Cuando una mujer note que hay meses que carece de menstruación o que el tiempo de una a otra cada vez es mayor (pasa de 28 a 30 días, de 30 a 33), es una advertencia de que debe visitar al ginecólogo.

.- Los tratamientos reproductivos solo los cubre la Sanidad Pública (hoy por hoy) hasta los 40 años ( 38-39 porque la lista de espera está por encima de los dos años); que son tratamientos costosos en la Sanidad Privada y que se sabe cuándo empiezan pero no cuando terminan.

.-  Los riesgos durante el embarazo, en el parto y posterior nacimiento del bebe son mayores en mujeres por encima de los 40 años.

 ¿Puedo ser madre a partir de los 40 años?

Sí, pero contemplando también otras opciones:

 .- La vitrificación de óvulos (vitrificar los propios óvulos en edades jóvenes para descongelar en el momento en el que se desee ser madre).

.- Madre con óvulo donado (mujeres que deciden recurrir al óvulo de una mujer más joven para conseguir su sueño). Esta técnica es la más habitual en mujeres que buscan un embarazo por encima de los 42/43 años.

.- Madre por donación de embriones (implantación de embriones sobrantes y donados por otras parejas que ya consiguieron ser padres)

El envejecimiento del ovario

A medida que las mujeres cumplen años, su ovario envejece y pierde progresivamente su dotación de óvulos y esto se manifiesta en una elevación de la secreción de FSH (Hormona folículo estimulante) y un incremento de los niveles básales de estradiol (estrógeno fundamental en la mujer y de origen ovárico). Es entonces, cuando los óvulos que quedan aumentan su ritmo de crecimiento y se acortan los ciclos menstruales. Es también entonces cuando la calidad de los óvulos se ve alterada. Hay estudios que hablan de la alteración de la calidad de la célula y de sus cromosomas en el óvulo de una mujer en edad avanzada, lo que hace que la gestación sea más difícil. Por eso, es fundamental que los ginecólogos, cuando se les presenta una mujer, sobre todo mayor de 35 años, le digan que debería hacerse un estudio de su reserva ovárica para poder informarle de las expectativas reales que tienen con respecto a su fertilidad.

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".