La adopción monoparental cada vez es más difícil

Las cartas boca arriba

 

Cada año son más las solicitudes de personas que desean adoptar un menor en solitario. Sin embargo, cada año es más difícil hacerlo sin pareja en un país extranjero. El último cierre, el de Etiopía, para familias monoparentales, ha roto las esperanzas de muchas personas que cada vez ven menos posibilidades a tener un hijo adoptado en solitario y por elección propia.

Igualmente desesperanzadora es la adopción nacional para este modelode familia. La mayoría de las comunidades autónomas dan prioridad a las parejas frente a las personas que adoptan en solitario. Otras como la catalana, con un anteproyecto de reforma del código civil ante los nuevosmodelos de familia, plantean la adopción nacional en igualdad de condiciones para familias monoparentes que biparentales.

Texto  María Casado

El número de personas solas que han adoptado en España a un menor es cada vez mayor, aunque la mayoría de las familias monoparentales han tenido que recurrir al extranjero porque en la adopción nacional su lugar está en los últimos de la fila, mucho más atrás todavía que en la internacional y puede que pasen años y años sin ser llamados.

El acogimiento de un menor tampoco es fácil para ellos, siempre están por delante las parejas y a lo sumo podrían optar por un menor con problemas, pese a que en la sociedad actual la soltería está considerada como un hechodiferencial irrelevante, y por lo tanto, no debería haber discriminación con respecto a las parejas en la formación de una familia.

En la actualidad, algunas comunidades, como la catalana, han roto con este handicap y las familias monoparentales tienen el mismo tratamiento que las biparentales a la hora de adoptar un niño nacional. Otras, como la de Andalucía permiten dos expedientes internacionales al mismo tiempo, lo que aumenta las posibilidades de éxito para este modelo familiar.

Sin embargo, y pese a las dificultades, hoy en día uno de cada diez niños adoptados forma parte de una familiamonoparental, según un estudio realizado por el Instituto de la Mujer. Las adopciones por parte de mujeres solas – en el caso de los hombres son muchas menos – ascienden ya en España a un 9,4 por ciento del total de las producidas en las diferentes comunidades autónomas. Canarias es la comunidad en las que más adopciones de mujeres en solitario se tramitan, le siguen Andalucía y Baleares; en cuarto lugar, Cataluña; después la Rioja; y en sexto, Madrid.

Prioridad para las parejas.

Casi todas las personas sin pareja recurren a la adopción internacional, pero no por ello es más fácil. Como familia monoparental adoptar es siempre mucho más difícil y complicado. “Las parejas tendrán prioridad”, es la frase con que más veces se va a tropezar una persona que quiera adoptar comomonoparental.

Las probabilidades de que un hombre solo pueda adoptar a un bebé o una niña, son casi nulas.

Además, el adoptante no debe obviar las dificultades a las que una persona sin pareja se va a tener que enfrentar. Por ejemplo, no todos los países aceptan solicitudes de adopción de personas solas. Esta es la primera de todas las limitaciones porque cada vez son menos los países que permiten esta modalidad de adopción. Incluso algunos que hasta hace poco la aceptaban, como China o Etiopía, no admiten ya más expedientes de personas sin pareja. Es evidente que cuando un país extranjero comienza a poner límites a la adopción internacional lo hace siempre por las minorías más débiles. Los hay también que fluctúan, un año lo permiten y otro no, lo que significa que no son países muy seguros de cara a la adopción.

Otros países incluso plantean un cupo sobre el total de adopciones anuales con respecto a las familias monoparentales, lo que da lugar a que el proceso tiende a ser más largo que para una pareja. Si además, la persona que quiere adoptar en solitario es un hombre, lo tiene mucho más difícil. Para ellos la lista puede acortarse tanto que solo puedan escoger entre dos o tres países. Y las probabilidades de que un hombre solo pueda adoptar a un bebé o una niña son casi nulas. Por su parte, aquellos que tengan otros hijos biológicos, tendrán también que consultar sus posibilidades, ya que hay países como Senegal que acepta monoparentales, pero no sí estos tienen hijos biológicos.

Pocos países y difíciles

El cierre reciente de Etiopía, que ha seguido al de China o Ucrania, países en los que las familias monoparentales habían depositado durante años su ilusión de formar una familia, deja casi desiertas las posibilidades. Queda patente que al ser pocos los países que admiten la adopción monoparental, la avalancha de este tipo de expedientes provoca a la larga la desconfianza (justificada o no) y perjudica la adopción.

África demora mucho la asignación del menor y los países de este continente están casi siempre sujetos a cambios de leyes, cierres por conflictos bélicos o retrasos por fraudes. Por otro lado, en muchos de los que permiten la adopción internacional, se desconoce la existencia de adopciones.

Los países del Este hace tiempo que dejaron también de ser la gran esperanza. El tiempo de espera suele ser largo, y las familias monoparentales siempre están los últimos de la fila. Además cuentan con la desventaja de requerir un gran desembolso (en ocasiones hasta los 35.000 euros), al que muchas personas que adoptan en solitario no pueden acceder.

Paciencia, determinación y persistencia, son las claves para una adopción monoparental

En Asia, China era la mejor opción, pero su cierre ha eclipsado todas las posibilidades. Una gran mayoría de las personas que deseaban o tramitaban en este país, han derivado sus expedientes a Vietnam que abrió sus puertas a la adopción internacional en España no hace muchos meses y en el que de momento solo se han habilitado algunas ECAI y los expedientes se empiezan a acumular. Por otro lado, los crecientes rumores de irregularidades en las adopciones en Vietnam comienzan a mermar las esperanzas y a temer su cierre.

La soltería es un hecho diferencial irrelevante, y por tanto, que no debería de haber “discriminación” con respecto a las parejas en la formación de las familias

 

Quedaría Latinoamérica, donde hay un mayor número de países que aceptan solicitudes de personas solteras. Sin embargo, las familias monoparentales se encuentran que la edad de los niños que se les ofrece son mayores de siete u ocho años porque las parejas tienen prioridad en los menores de edades inferiores. De igual modo son países sometidos a continuos cambios como ha sido el caso reciente de Panamá, en el que un cambio de ley ha dejado a muchas familias monoparentales con sus expedientes colgados para bastantes años ya que desde el cambio se priorizará a las parejas nuevamente.

Estabilidad económica

Por último no hay que olvidar que adoptar siendo uno solo requiere de una estabilidad económica ya que todos los gastos, corren a cargo de una sola persona. Es importante tener en cuenta que las ayudas a la familia escasamente van dirigidas a las familias monoparentales: ni en cuanto a incremento de bajas maternales, ni en becas, ayudas a comedores, puntos extras en guarderías…; tampoco es cierto lo de la familia monoparentalnumerosa con dos hijos (que se quedó en una enmienda), ni la prestación de 3.500 euros (1.000 más) en el caso de ser monoparental (que en verdad son para familias necesitadas que no llegan a un mínimo de renta al año).

Las únicas ayudas hasta ahora contempladas son las mismas que para cualquier pareja: 2.500 euros por adopción de un menor (no en el caso de acogimiento) y 100 euros mensuales durante los tres primeros años desde la adopción. Algunas comunidades como Cataluña cuentan con mayores privilegios (730 euros por hijo hasta que éste cumpla los seis años para familias monoparentales y un carné de familia monoparental con bastantes ventajas). La de Madrid, el año pasado, se estiró mucho, tanto como para darun cheque bebé de 100 euros por hijo nacido o adoptado (para las familias monoparentales estableció que en la beca de libros podrían computar con un miembro más, siempre y cuando no superasen una renta mínima, tan mínima que si una familia monoparental no la sobrepasase apenas sobreviviría).

El apoyo familiar y social (amigos) también es importante a la hora de enfrentarse a una adopción en solitario. Es necesario contar con ayuda por muy autónomo que se sea, organizarse, e incluso pensar en cuestiones tan obvias cómo qué ocurrirá con el hijo cuando el progenitor falte.

No tengo pareja, ¿Aún así quiero adoptar?

Si a pesar de que la adopción siendo monoparental sea mucho más complicada y difícil, la persona quiere adoptar, tiene que tener en cuenta, y en todo momento, que el hecho de estar adoptando sin pareja hará que las autoridades competentes en materia de adopción lo tengan en cuenta. El adoptante en solitario tiene que estar preparado para que a lo largo del proceso se cuestionen muchos aspectos de su vida: estar prevenido a que no en todos los sitios y no para todas las personas será socialmente bien aceptado, estar preparado para que su estilo de vida sea cuestionado, y para que también se cuestione el apoyo familiar con el que cuenta a su alrededor.

Adopciones de éxito

Como contrapartida a los elementos detractores, las familias adoptivas monoparentales tienen un elevado promedio de éxito. De hecho, uno de cada diez niños adoptados en España vive en el seno de una familia monoparental. Estas familias están formadas principalmente por una mujer, profesional, entre 35 y 45 años y con buenos ingresos. Por regla general, son adopciones muy fructíferas.

La adopción paso a paso

  • Acudir a los Servicios Sociales de Protección de Menores de la comunidad autónoma de residencia (se puede cursar expediente de adopción nacional e internacional al mismo tiempo, aunque no todas las comunidades tienen abierta la adopción nacional).
  • Participar en una sesión informativa en la que se explica en qué consiste la adopción de un menor.
  • Presentar una solicitud en el Servicio de Protección de Menores correspondiente.
  • Iniciar el proceso de valoración de la idoneidad. Para ello hay que asistir a una serie de reuniones con un psicólogo y un asistente social para realizar los correspondientes estudios psicosociales (se valora la motivación por la adopción, situación económica, independencia, valores familiares,…del adoptante). Este estudio se puede llevar a cabo, o bien por medio de los propios servicios sociales de Protección de Menores, o a través del TIPAI (Turno de Intervención Profesional para la Adopción Internacional). En el primer caso, son profesionales de la propia comunidad, es gratuito pero el tiempo de espera a ser llamado para el correspondiente estudio está entre seis meses y un año. En el segundo caso, hay abonar una cantidad que ronda los 1200 euros, es el adoptante quién escoge al profesional que quiere que le realice las entrevistas pero en dos meses se obtiene la aprobación o denegación del certificado de idoneidad. No todas las comunidades se rigen por lo mismo, en Cataluña, por ejemplo, es a través de los propios servicios sociales y no es gratuito.
  • Una vez hechas las entrevistas, el informe se eleva a la entidad de Protección de Menores para que resuelva sobre la idoneidad. Cuando la resolución es positiva, el adoptante tiene que inscribirse en el Registro de Adoptantes.
  • Seguidamente hay que elaborar toda una documentación requerida por el país de adopción – certificado de penales, certificado médico, certificado literal de nacimiento, última declaración de hacienda, certificado de vivienda en propiedad, …_ y legalizar toda esta documentación (Apostilla de la Haya). Los países de habla distinta a la hispana también requiere la traducción de toda la documentación.
  • Una vez completada toda la documentación el proceso de adopción se puede hacer por libre (a través de un abogado en el país de adopción – conviene asegurarse de la fiabilidad del profesional porque en ocasiones se puede caer en una estafa) o por una ECAI (Entidad Colaboradora de Adopción Internacional). Hay que tener en cuenta que algunos países solo permiten la tramitación a través de estas entidades y no aceptan la tramitación por protocolo público (abogado).
  • Una vez tramitada la documentación en el Servicio de Protección de Menores del país de adopción, se asigna un número de expediente al adoptante y se pasa a una lista de espera para asignación de un menor. El tiempo de espera para la asignación puede ser desde un año hasta tres. En el caso de las familias monoparentales, muchos países establecen un cupo o tienen prioridad las parejas o matrimonios, por lo que éste puede ser mucho mayor.
  • Una vez asignado el menor, se viaja al país y se establece un periodo de convivencia familiar previo al juicio que determinará la adopción plena. Este periodo de convivencia puede ser desde quince días hasta tres meses, según establezca cada país.
  • De regreso a España, se hacen una serie de seguimientos para comprobar la adaptación del niño adoptado.

Países que permiten la adopción monoparental.

En estos momentos son: Albania, Bulgaria – prioridad total para parejas -, Eslovaquia, Estonia, Georgia, Hungría, Letonia, Lituania, Moldavia, Polonia – preferencia total para las parejas -, República Checa – excepcionalmente- y Rusia (de Europa); Barbados, Brasil – más de cinco años -, Chile, Colombia – más de siete años -, Costa Rica, Ecuador, El Salvador – excepcionalmente -, Haití – mayores de seis años -, Honduras – preferencia para los matrimonios -, México – mayores de tres años y con hijos biológicos solo en algunos estados -, Perú – menores de 45 años y niños mayores de seis años – y Panamá (de Latinoamérica); Camerún, Costa de Marfil, Ghana, Madagascar, Malí, Marruecos – tutela dativa, no adopción plena -, Mauricio, Senegal – no con hijos biológicos – y Togo (de África); Armenia, India –  solo mujeres menores de 45 años y con menos de dos hijos biológicos -, Líbano, Kazajstán – en la práctica solo mujeres -, Nepal – solo mujeres -y Vietnam.

¿Trato diferente? ¿Aún?

Otro factor importante a tener en cuenta es el cumplimiento de las visitas para el estudio psicosocial y las idas y venidas para completar toda la documentación que requiere el expediente (si se hace por protocolo público). Hasta la fecha cuando una mujer queda embarazada, la mayoría de los convenios colectivos de las empresas españolas contemplan las visitas a su ginecólogo como ausencias laborales con remuneración por tratarse de una visita con un facultativo (El Estatuto de los Trabajadores no da permiso retribuido para ir al médico). Sin embargo, las visitas al psicólogo o asistente social, así como la adquisición de la documentación necesaria (prácticamente en su totalidad en horario de mañana y de 09:00 a 14:00 horas) son solo unas cuantas las que lo contemplan. Una pareja se apoya una a la otra para obtenerlo todo. Una persona sola tiene que hacerlo por sí misma, recurrir a un familiar (cuando se le permite), tirar de vacaciones, pedir permiso sin sueldo o recurrir a un gestor. Los trámites de un embarazo por adopción no están equiparados a los de un embarazo biológico.

¿Ya puedes adoptar en Madrid?

Una buena noticia ha sido la apertura de la adopción nacional en la Comunidad de Madrid  (aunque solo por dos meses), cerrada desde 2004. Sin embargo, ante la prioridad de las parejas frente a las personas que adoptan en solitario y los datos estadísticos que hablan de más de 4.000 familias a la espera de una adopción nacional, la esperanza vuelve a convertirse en desesperanza.

Perfil de los niños adoptados por madres solas

  • Las madres prefieren que su futuro hijo sea lo más pequeño posible, no más de cinco años, aunque un 17,6 por ciento están dispuestas a que los niños tengan entre seis y diez años.
  • Habitualmente las madres solteras quieren niñas y menos del dos por ciento se decanta por un chico.
  • Un 35,7 por ciento de los niños son originales de China y un 23,1 por ciento de Rusia, de forma que estos países suman más de la mitad de las adopciones que se producen en España por parte de mujeres solas.
  • Con una presencia algo menor, destacan otros países de Europa del Este como Ucrania o Bulgaria; de Extremo Oriente como India o Nepal y algunos latinoamericanos como Perú, Honduras, El Salvador o México, y en África, Etiopía.

* Datos del Informe Madres Solteras por Elección. Análisis de la monoparentalidad emergente 2004-2007 por el INSTITUTO DE LA MUJER

Si adoptas sol@

  • Estar preparado para que se cuestione tu vida personal
  • Ser conocedor de que son pocos países los que permiten la adopción monoparental y generalmente son varios los años de espera.
  • Saber que la mayoría de los países solo ofrecen un niño mayor. Si se acepta, hay que ser conocedor de las necesidades y la realidad de un menor con más edad.
  • Contar con una buena situación económica (el adoptante tiene que hacer frente a todos los gastos solo).
  • Tener en cuenta el apoyo del entorno más cercado con el que se cuenta.
  • Saber pedir ayuda que es sano y necesario; y dejarse ayudar.
  • Saber que todos los trámites en el extranjero los tendrá que hacer probablemente solo.
  • Tener en cuenta la edad con la que se tratita la adopción. No puede haber una diferencia mayor de 40 años entre adoptante y adoptado; lo que quiere decir que si se tiene 46 años, no se puede esperar un certificado de idoneidad para un bebé de meses.
  • Contar con la experiencia de personas que ya hayan adoptado solas. Ellos, mejor que nadie le pueden explicar pros y contras.
  • Los niños adoptados traen un importante bagaje a sus espaldas. Es importante estar preparado para afrontar el pasado del hijo.
  • Procurar tener un seguro médico que le ayude a solventar la necesidad de psicólogos, logopedas,… Muchos niños adoptados necesitan de ello.
  • Prepararse para afrontar la diferencia de raza. No todo el mundo opina igual y tanto el niño como la familia sufrirá comentarios y actuaciones desagradables. Obviarlo no ayudará.
  • No agarrarse a la adopción para prevenir la soledad. El fracaso está asegurado.
  • No sustituir una adopción por una carencia afectiva de pareja. La adopción responde a un deseo de maternidad y si ese no es el proyecto, la adopción será un fracaso.
  • Contar en todo momento la verdad al menor sobre sus orígenes.
  • Preveer tiempo libre para dedicarle al hijo (que la jornada laboral no sea de 09:00 a 21:00 horas). Los niños necesitan tiempo y dedicación.
  • Saber que para adoptar en solitario se necesita: paciencia, determinación y persistencia
  • Y si lo tienes claro: EMPIEZA CUANTO ANTES. Es un proyecto puede durar mucho más de lo previsto.

 

El listado de direcciones y teléfonos de los servicios sociales de protección de menores de cada una de las comunidades autónomas se puede localizar en esta web (Familia Monoparental por Adopción/Adopción Internacional).

 

 

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".