La ruta alemana de los cuentos de hadas

“Érase una vez…que se era…” Y era abril. Y érase la ciudad de Bremen, con sus aledaños aún algo nevados, como en los cuentos de Hadas. Por un momento recordé las Navidades. Una pregunta, la de mi hija, me hizo despertar del proceso de congelación mental que empezaba a sufrir: ¿De verdad, mamá, que hemos llegado al país de los cuentos de Hadas?

 

 

Por Rosa Maestro

Cierto. Acabábamos de llegar al lugar donde los sueños se hacen realidad, a las montañas donde viven los siete enanitos, al pueblo donde se encuentra Caperucita, al castillo encantado donde Rapunzel deja caer sus cabellos, al palacio de la Bella Durmiente y a la casa de Cenicienta. Desde Bremen hasta Hanau, la ruta alemana de los cuentos de hadas, es uno de los recorridos más antiguos de Alemania. Seiscientos kilómetros y más de 70 ciudades, a cual más hermosa, que hacen revivir, a grandes y pequeños, todos esos fantásticos cuentos de la infancia.

“Cariño, dije, estos son los paisajes que inspiraron a los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm, los dos escritores más famosos de las fábulas y cuentos que mamá te lee cada noche antes de dormir. Y aquí vivieron y viven todos sus personajes”.

¿Por dónde empezamos mamá? ¿Tengo tantas ganas de ver al Flautista de Hamelín?

Muy temprano comenzamos nuestro recorrido. Bremen, de donde eran los músicos del famoso cuento, fue nuestra primera ciudad. Y Hanau, donde nacieron los hermanos Grim, fue el final del recorrido. En medio, pasamos por algunos lugares tan reales, y otros, tan imaginarios…

En Trendelburg, desde la torre de Rapunzel, se puede ver la vista más maravillosa de un extenso bosque, el de Reinhardswald. En Sababurg, se encuentra el castillo donde el príncipe besa a la Bella Durmiente para que despierte.  El Museo de los Molinos, en Ebergötzen, invita a vivir las siete travesuras más conocidas de Max y Mortiz. En la hermosa Schwalm se recuerda a Caperucita Roja; en el alto Meibner es donde uno tropieza con el fabuloso país de la Madre Nieve; y en Hamelín, es imposible no dejarse seducir por la música de tan afamado flautista.

En Polle, se siguen las huellas de Cenicienta. Y en todos estos sitios, además, reciben al viajero con miles de actividades y juegos para niños. El día de las muñecas, las semanas de los cuentos al aire libre, banquetes y menús de fábula, menús al más puro estilo medieval, fiestas en graneros, y festivales, muchos festivales. Es más, en algunos lugares los visitantes son recibidos por los personajes de los cuentos.

Para los más mayores, la ruta de los cuentos de hadas ofrece arte e historia y lleva a mágicas ciudades con castillos encantados y fabulosos palacios, museos y galerías, conciertos, teatros; sin dejar a un lado esas románticas plazas, sus parques naturales, sus seductoras montañas, sus paisajes fluviales y coloridos pueblos.

 

 

Rincones imprescindibles

Alsfeld. Bella ciudad de arquitectura de entramado en el país de Caperucita Roja.

Bad Sooden Allendorf. Pequeña joya del entramado en el Werraland.

Bodenwerder. Pequeña ciudad de entramado junto al Weser. Patria del Barón von Münchhausen.

Bremen. Ciudad de los “Músicos de Bremen”. Plaza del mercado con edificios de ocho siglos, tortuosa e idílica barriada de Schnoor.

Bückeburg. Ciudad residencia con fabuloso palacio y parque. Museo de helicópteros.

Fritzlar. Catedral y ciudad imperial con 1.250 años de antigüedad. Pintoresca plaza del mercado de entramado.

Fürstenberg. Fábrica de porcelana de fama mundial en el palacio renacentista Weser.

Gelnhausen. Casco histórico y palacio imperial.

Göttingen. Ciudad universitaria, plaza del mercado histórica con la fuente de la muchacha de los gansos “Gänseliesel”.

Hameln. Arquitectura renacentista Weser, festivales al aire libre del “Flautista de Hamelin”.

Hanau. Monumento a los Hermanos Grimm, Palacio de Philippsruhe, Casa Goldschmiede.

Hann. Münden. Casco histórico con más de 100 casas de entramado de más de seis siglos de antigüedad.

Hofgeismar-Sababurg. Bella ciudad de entramado junto al bosque de Reinhard. Patria de la Bella Durmiente. Zoo histórico con museo forestal y de caza, bosque virgen.

Höxter Corvey. Bella ciudad con casas de entramado con abadía fundada en el año 822.

Homberg. Encantador conjunto de entramado e iglesia de Santa María.

Kassel. Patria de los Hermanos Grimm. Museo de los Hermanos Grimm. Parque Wilhelmshöhe con Hércules, fuentes artísticas y palacio.

Marburg. Ciudad universitaria, centro histórico con plaza del mercado y ayuntamiento.

Polle. Población con ruinas históricas del castillo junto al Weser. Festival de Cenicienta.


Schwalmstadt.
 Pintoresca plaza del mercado. Patria de Caperucita Roja. Fiestas tradicionales.

Steinau. Paraíso de la juventud de los Hermanos Grimm, Casa de los Hermanos Grimm, Palacio renacentista, exposiciones, teatro de marionetas, cueva Tropfstein.

Trendelburg. La verde patria de la giganta Trendula y castillo de Rapunzel.

Verden. Ciudad de caballeros, catedral milenaria y parque de ocio con escenas de cuentos.

Witzenhausen. Ciudad situada en la región de las cerezas en el Werratal. Reina de las cerezas, parque de ocio infantil.

 

Autor: Rosa Maestro

Madre sola, fundadora de la web masola.org y autora del cuento "Cloe quiere ser mamá.." entre otras cosas.