¿Debería desgravar tener un hijo por fecundación in vitro?

Degradación fiscal por hijo

Degravación fiscal por hijo. La Asociación Nacional de Clínicas de Reproducción Asistida (ANACER), una entidad que agrupa a la red más amplia de centros de reproducción asistida, se planteó hace ya algunos años solicitar alguna medida de desgravación de los tratamientos de reproducción asistida en España, dada la elevada lista de espera en los centros públicos y el crecimiento exponencial de las parejas afectadas por problemas de infertilidad”.

Una medida que podría ayudar a aumentar el índice de natalidad en España

Rosa Maestro

No hay que olvidar en esto un importante dato y es que el 8,6 por ciento de los niños que nacen en España lo hacen gracias a técnicas de reproducción asistida. España es líder en Europa en estos tratamientos, con 156.865 ciclos en 2015.

Antonio Requena, director médico del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), dijo en ese mismo momento que “considera que la reproducción asistida debe de estar al alcance de todos los pacientes, pues la infertilidad es una enfermedad reconocida por la OMS como tal”.

Muchas parejas heterosexuales, parejas de mujeres o mujeres solas se encuentran que ante la imposibilidad de tener familia fuera de la reproducción asistida su economía no se lo permite.

Muchos de ellos tienen que pedir préstamos. Otros ven como las entidades bancarias se los deniegan y recurren a los préstamos familiares.

Es más, muchas personas después de someterse a varios de estos tratamientos no consiguen tener familia, por lo que la degradación tendría que ser extensible a los gastos por reproducción asistida.

Poca financiación en temas tan vitales y pocas ayudas. Una desgravación fiscal de estos tratamientos no vendría nada mal.

Leer también: "Familias Monoparentales. ¿Nos interesa hacer la declaración de la renta como conjunta?"

Se trata de promover el acceso a las terapias de reproducción asistida (TRA).

Aunque no estaría mal que los centros de fertilidad públicos tuvieran más inversión, más profesionales trabajando y listas de esperas más cortas, entre otras cosas, además de permitir los tratamientos a madres solteras, parejas lesbianas, familias con hijos, mujeres mayores de 40 años y dar paso a la gestación subrogada.

Las listas de espera en la Sanidad Pública están por encima de los dos años. Y la situación es tan discriminatoria que por no cubrir no se cubre ni la costosa medicación necesaria para un tratamiento, o varios.

“Mucha gente recurre a la Seguridad Social porque no se puede pagar el tratamiento por lo privado, entre otras cosas porque la medicación ya supone un coste importante”, opina la presidenta de ANACER, que considera que “si se financiara la medicación y se pudiera desgravar el coste del tratamiento hecho en un centro privado, probablemente se aligerarían las listas de espera y, a la vez, se optimizarían los resultados de los tratamientos, pues las pacientes realizarían el mismo sin demoras, es decir, sin cumplir años mientras esperan, lo que mejora los resultados de las técnicas”, comentan.

Leer también: "La reforma fiscal se olvida de las familias monoparentales de nuevo"

Aún con todo esto, la desgravación de los tratamientos de infertilidad en la sanidad privada no sería la única medida necesaria para aumentar la natalidad y  habría que tomar como ejemplo las políticas de fomento de la natalidad de los países nórdicos, donde se dan ayudas a las madres durante los dos primeros años de vida del bebé, o las políticas de conciliación de la vida familiar con la laboral de estas familias.

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".

Comentarios