!Cuánto odio que mi mejor amiga se haya quedado embarazada!

Emociones en reproducción asistida
Furente: www.imagenessincopyright.com

¿Por qué a mí no?

Emociones en reproducción asistida. Después de meses y meses, quizá años, pensando en los pros y contras de ser madre; en sí podré económicamente, en sí seré capaz de llevar a buen termino una maternidad sin paternidad (en mi caso) y otras muchas dudas y miedos…un buen día nos levantamos y decimos: !Ya!

Rosa Maestro @Masola_Org @rmaestrom

Se inicia entonces nuestro proyecto, nuestro gran proyecto. !Ahí está! y nos invaden las ganas de comprar los primeros bodies, de ir a ojear la ropa pre-mama…

Y así es, sabemos el momento en el que comienza nuestro proyecto de maternidad por reproducción asistida pero no cuando va a terminar.

El camino puede ser corto, como fue en mi primera maternidad con un sí en la primera inseminación artificial; o largo, como fue en mi segunda maternidad, con una adopción frustrada, tres tratamientos con una beta negativa y una segunda adopción demasiado larga.

Y en este proceso a veces emocionalmente agotador y destructivo nos encontramos con situaciones en las que nos sentimos culpables por sentir como sentimos.

Leer también: "¿Es importante el apoyo emocional en reproducción asistida?

Es “odioso”, sí “odioso” que tu mejor amiga te llame y te diga que está embarazada; más odioso es si te dice que está embarazada de su tercer hijo, y todavía mucho más si quien te lo dice es tu compañera de trabajo, a quien ya no soportas ni que te diga buenos días de lo mal que te cae.

Es odioso pasear por la calle y ver cada dos por tres una mujer embarazada. Parece como si todas las mujeres del mundo hubiesen decidido embarazarse en el mismo momento que tú lo has decidido. Y es odioso que tu hermana, tu prima o tu cuñada te llame para el cumpleaños de tu sobrino que acaba de cumplir uno, dos o tres años.

Es odioso sentarse a ver la tele y que los anunciantes de la temporada hayan escogido su soporte publicitario más masivo para inundar tu salón de cunas de viajes, portabebés, biberones, pañales…

Leer también: "Los hombres nos sentimos muy solos y abandonados en reproducción asistida"

Pues bien, nada de todo esto es diferente a antes de tu decisión. La vida sigue exactamente igual. La diferencia está en tí. Ahora estás más sensible a todo aquello que forma parte de tu proyecto aún sin alcanzar.

Y tampoco son diferentes tus emociones, tus sentimientos, tu rabia, tu envida, tu odio al de las demás mujeres que se encuentran en tu misma situación. Es normal sentirse fatal cuando una amiga te dice que está embarazada y tú llevas ya un tiempo largo intentándolo. Y es normal no querer ir al cumpleaños de tu sobrino o del hijo de una amiga porque sabes que si vas te vas a sentir todavía peor.

Leer también: "Sentí miedo y me creí una mujer defectuosa"

Y estos sentimientos, que son normales, hacen que nos sintamos todavía mucho peor por el mero hecho de sentirlos. Posiblemente ocultarlos o frenarlos, nos hagan sentir todavía mucho peor.

Dar rienda suelta a expresar nuestras emociones es posiblemente lo que mejor se pueda hacer. Pongamos por caso decirle a nuestra amiga o hermana sencillamente que este año no vas a asistir al cumpleaños porque te encuentras muy afectada y que eso va a dañarte o hacerte sentir peor…

Leer también: "Cuatro años superando la posibilidad de no ser madre"

Seguramente ella lo entiende. Una no tiene porque ir de masoquista en la vida, y después de recibir el no de una beta, acudir a un cumpleaños con diez niños que te estén recordando que tú aún no eres madre o acompañar a una amiga a comprar el cochecito de su bebé si eso va a suponer aumentar el dolor.

Tampoco viene mal dar rienda suelta al sentido del humor, que siempre ayuda a aplacar la ansiedad. Nada como elegir ver una película cómica y nada como intentar seguir la vida, con otros muchos proyectos, que nos hagan ver además de mujeres embarazadas por la calle, tiendas de muebles, ejecutivos, ancianos, árboles,….en definitiva, toda esa otra parte de la vida que uno de nuestros proyectos de vida no nos deja ver.

Te puede interesar: "Tres cuentos para explicar la reproducción asistida a los niños"

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".

Comentarios