Receptoras y donantes de gametos. Dudas y respuestas

Receptoras y donantes de gametos. Dudas y respuestas
Fuente:bebesencamino.com

Interesante entrevista de

IBILAB ( Instituto Balear de Fertilidad, Ginecología y Reproducción)

a su abogada María Darder

Las pacientes receptoras de gametos, tanto de semen como de ovocitos, plantean muy a menudo la cuestión de la elección del donante. No es un tema baladí poder escoger quien va a ser el padre o la madre genético de nuestros hijos. Muchas mujeres o parejas desean conocer la altura, el color de los ojos, los estudios o incluso fotografías del donante. Otras parejas no solo desean conocer esos datos sino que exigen que el donante tenga determinadas características, esta exigencia en ocasiones deviene en elección del donante, es decir las receptoras exigen la elección de un donante “a la carta”. Numerosos estudios psicológicos demuestran que cuanta mas “información” se tiene del donante, más tranquilidad siente la mujer o pareja receptora.
Frente a esto, la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida establece que la donación deberá ser anónima y deberá garantizarse la confidencialidad de los datos de identidad de los donantes.

¿Pueden las receptoras o los hijos nacidos conocer la identidad del donante?
La respuesta es no. Las receptoras y los hijos nacidos tienen derecho a obtener información general de los donantes que no incluya su identidad. ¿Hasta dónde llega el alcance de esta “información general”? La Ley no lo establece expresamente pero los Centros de Reproducción Asistida ofrecen información sobre raza, color de ojos y cabello, altura, peso y formación académica. Esta información general no incluye fotografías (ni aún de bebé) del donante ni de su familia.

¿Pueden las receptoras escoger las características del donante?
La respuesta es no. La Ley establece que la elección del donante de semen (y analógicamente el de ovocitos o embriones), sólo podrá realizarse por el equipo médico que aplica la técnica, que deberá preservar las condiciones de anonimato de la donación. En ningún caso podrá seleccionarse personalmente el donante a petición de la receptora y el mismo equipo médico es el único responsable de procurar que las características del donante sean lo mas similares posible a las de la receptora. Es decir, en el supuesto de una mujer blanca, con ojos azules, rubia y de 1,70 de estatura, deberá procurársele semen de un varón de iguales características.
Ha habido supuestos en los que la receptora ha exigido semen de un donante de otra raza diferente a la suya o que cumpliera determinadas características académicas. Estas peticiones siempre han tenido que rechazarse por imperativos legales.

¿Pueden obviarse estas exigencias si el semen o los gametos proceden de un centro extranjero?
La respuesta ha de ser de nuevo negativa, matizando además que, si una mujer o pareja solicita gametos de un centro extranjero, el personal médico debe indagar del por qué de esta petición, teniendo en cuenta que los centros españoles tienen unos niveles de seguridad muy altos en cuanto a las pruebas diagnósticas que se realizan a los donantes, que deben garantizar que los donantes no padecen enfermedades genéticas, hereditarias o infecciosas transmisibles a la descendencia. Cuando se indaga en el por qué de la elección de material genético procedente del extranjero, se suele averiguar que el centro escogido se halla en un país con una normativa mucho más laxa en cuanto a la anonimidad de los receptores y, en algunos lugares como Dinamarca, incluso se proporcionan fotografías del donante cuando era niño.

En muchas ocasiones, las receptoras exigen que se les apliquen las técnicas con material procedente del extranjero, deslumbradas, al sentir que pueden escoger o conocer en cierta manera al donante.
Los Centros españoles, si bien pueden adquirir muestras de donantes procedentes de otros países, deben exigir al centro remisor que acredite el cumplimiento de todas las condiciones y pruebas cuya determinación no se pueda practicar en las muestras enviadas y podrán rechazar la donación cuando las condiciones psicofísicas del donante no sean las adecuadas.
Ahora bien, si como hemos dicho, el motivo último de la elección del semen en el extranjero es conocer su identidad en unos términos no admitidos por nuestra legislación, el equipo médico deberá también rechazar la donación al ser un acto realizado en fraude de Ley.

¿Hay más seguridad para la receptora si escoge donante?
Recientemente se ha publicado que el pasado mes de septiembre se supo que un hombre que había donado su esperma en una clínica de Dinamarca, había pasado una enfermedad genética (Neurofibromatosis-1) a cinco de los hijos nacidos. Asimismo se destapó que de su donación habían nacido nada menos que 43 niños y que su esperma había sido exportado a 10 países tanto europeos como fuera de Europa.
Esta noticia, debe servir para que nuestras receptoras entiendan que la negativa de IBILAB a importar semen del extranjero se hace siempre pensando en su seguridad. Es cierto que la normativa española es rígida en cuanto a obtener datos del donante, sin embargo es esta misma garantía de anonimidad lo que favorece las donaciones. Pero la rigidez de la legislación también se aplica en las pruebas psicofísicas y médicas que se hacen a todos los donantes, y esta es a la larga la mejor herencia que se puede pasar a un hijo.

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".