Las madres mayores en el punto de mira

Las madres mayores en el punto de miraMadres mayores en el punto de mira. La maternidad se retrasa cada vez más en España. Todo esto sin decir que está en mínimos históricos. Es decir, tenemos pocos hijos y muy tarde. No hacen falta estadísticas que lo avalen, tan solo hay que acudir a la puerta de un colegio para darse cuenta.

Rosa Maestro @rmaestrom @Masola_Org

Y no quiero entrar en el por qué si o en el por qué no esto ocurre, porque ya se ha hablado mucho sobre ello. Que si queremos estudiar (tenemos derecho a ello), que si queremos tener un master (tenemos derecho a ello), que si queremos tener una buena posición profesional (tenemos derecho a ello), que si queremos vivir (tenemos derecho a ello). Quizás si tuviésemos más apoyo y ayuda mientras hacemos todo esto y no tantas zancadillas, podríamos ser madres antes.

Leer también: "Madres después de los 40"

Pero no es así. Y cuando nos ponemos a ello, como mayores (dicen). Bueno mayores somos cuando muchas no pueden tener un segundo hijo porque sufren lo que se ha denominado infertilidad secundaria, o porque muchas tienen que lograrlo gracias a los tratamientos de reproducción asistida y olvidándose de sus propios óvulos.

¿Os habéis dado cuenta de lo difícil que ha sido todo hasta aquí? Tener un hijo se nos ha antojado casi hasta imposible, de hecho para algunas, se convierte en un imposible por ese retraso continuo, y muchas veces no elegido, de la maternidad.

Pues ahora viene lo mejor. Te quedas embarazada de tu primer hijo rondando los 40 (para arriba o para abajo), y es cuando otras muchas se alzan en la sabiduría de la maternidad, que no de la fertilidad, porque muchas fueron madres jóvenes no porque supiesen que tenemos una fecha de caducidad en esto de “nuestros óvulos”.

Leer también: "Tú elegiste ser madre soltera, apechuga con ello y no te quejes"

“Mujer, tendrías que haberlo tenido antes…”, “ya verás, con la adolescencia, no tendrás fuerzas”, “¿Podrás darle el pecho, tendrás leche?”, “Cuando ellas sean jóvenes, tú serás mayor”, “No te dará tiempo a conocer a tus nietos”, “Mal vas para la jubilación, justo cuando más van a empezar a pedir”..

Nada comparable con el mundo laboral…“vaya, otra que ya lo de trabajar para su casa”, “mayor y madre, se pasará el día pensando en el bebé”, “¿Y quién la echa ahora con esta edad y madre?”, “Ahora que daba lo mejor de su profesionalidad nos va a pedir una jornada reducida”.

!Qué decir con las miradas del parque!, hablan por sí solas. “Fijo que es in vitro, con la edad que tiene”, “Lo raro es que no haya tenido gemelos”, “¿Serán de ella?”, “Ésta seguro que se arrepiente de haber querido ser madre tan tarde”, “Ésta se cree la Thysen que tiene a tres en casa para que se los creen”, (mira que quien lo dice lo fue tres años más joven probablemente.

Y la familia. “Ahora que estabas tan bien”, “Con lo mal que está el mundo y tú te pones a tener hijos tan tarde”, “A ver si tienes problemas porque dicen que con la edad no son iguales”, “A estas edades, mejor hubiese sido que adoptases, no?”, “Mira que si te pasa algo, se quedará huérfano”….

Leer también: ¿Por qué se considera egoísta tener un hijo sola?

Tampoco hay que dejar de lado a los medios de comunicación: “Los hijos de las madres añosas son más propensos a la inestabilidad y la delincuencia”, “Madres mayores que consienten y hacen débiles a sus hijos”.

Madres que juzgan a madres. Personas que entran en la vida de otras sin haber caminado ni un kilómetro con sus zapatos. Pero lo triste es que no solo ocurre con las madres mayores.

Leer también: " Diez preguntas antes de ser madre soltera"

Esto mismo es lo que hacemos con las madres adolescentes, con las madres lesbianas, con las madres solteras, con las madres casadas, con las madres que se casan más de una vez, con las madres que solo tienen un hijo, con las que tienen muchos hijos, con las que recurren a óvulos donados, con las que se decantan por la adopción, con las que necesitan de la gestación subrogada, etc, etc, y por qué no decirlo, también con las que optan por no ser madres.

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".

Comentarios