El Funeral, el adiós de Concha Velasco

Desde el primer momento, con el féretro en el escenario para que el público pueda subir a despedirse de la actriz, es lo que se siente, la despedida de la gran Concha Velasco, motivo único y válido para ir a ver El Funeral, para poder verla posiblemente la última vez que se la vea sobre un escenario porque a sus 78 años todo indica que esta obra es una despedida a todos nosotros: su público.

Una sensación agridulce que interrumpe los efectos especiales, muy importantes e interesantes en la obra. Un guión esperpéntico y una interacción con el público que forma parte en todo momento de esa despedida, con merienda incluida.

El Funeral, el de una diva, Lucrecia Conti (que no deja de ser la propia Concha Velasco), es el adiós de una gran actriz que finge su propia muerte para ver todo lo que ocurrirá después de ésta y hace creer  a todos, inclusive espectadores (que es el público que va a despedirla al teatro).

Un momento único, con una mujer y una actriz con pocas quedan. De esas que aman el escenario, que lo dan todo por una obra, que se dan enteras, que entregan en ella hasta su propia vida.

¿Dónde comprar tus entradas? En ymas

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".

Comentarios