Detrás de una gran mujer hay un gran fracaso amoroso

Autoestima femenina
Foto:sanautoestima.com

Coincide casi siempre, aunque no siempre sea así, que ellas crecieron en autoestima cuando vapulearon sus sentimientos de amor, cuando las dejaron a la altura del betún de los zapatos… pero no en el suelo, lo suficientemente elevada como para levantarse un día y ponerse el mundo por montera.

Rosa Maestro @rmaestrom @Masola_Org

Detrás de toda gran mujer siempre hay una historia de amor, muy intensa, que merece la pena escuchar… en la que ella lo dió todo, y él… él se limitó a pedir, a exigir, a lloriquear, a quejarse, y sobre todo a apoyarse en ella como si de un bastón se tratase.

Detrás de una gran mujer hay una historia de infidelidades, de traiciones, de mentiras, de manipulaciones. Detrás de una gran mujer hay una gran caída al precipicio de los sentimientos, al hundimiento entre las sábanas, a la locura por amor…

Leer también: "Rotas las cadenas...."

Esas grandes mujeres que a menudo se cruzan en tu camino fueron en su día garrapatas enganchadas al amor de un hombre que no supo quererlas, que no supo amarlas. Mendigas de un “te quiero”, mendigas de una necesidad falsa y de un no querer estar solas.

Eran ya grandes, pero tardaron en verlo…, aunque ya se sabe, nunca es tarde si la dicha es buena. Eran grandes y ellos pequeños, insignificantes en sus grandes amores, desvalidos por el instinto de una hombría que jamás tuvieron.

Ellos manipularon, traicionaron y engañaron, mientras pedían a gritos una madre, una amiga, una psicóloga… todo menos amor. Y ellas, creyeron ser amadas, cuando tan solo eran utilizadas.

Leer también: "Cuando nos convertimos en tablas salvavidas"

Solo con el paso de los días, con el dolor a cuestas día tras día, con la carga del autoengaño llegaron a arrastrase hasta perder la dignidad, la misma que les hizo amanecer un día entre los vómitos de su propia autodestrucción, mirarse al espejo y dar la salida a ese gran desamor, a haberse sentido tan mal queridas: “quererse.

Sí, quererse a sí misma por encima de todas las cosas. Mujeres empáticas del día a día de esos hombres-niños inmaduros, esas grandes mujeres que dejaron de quererse a sí mismas, y creyeron que el objeto de su amor era mucho más admirable que ellas mísmas, y que en la más profunda decepción aprendieron a quererse, a valorarse, a triunfar, a proyectarse.

No confiaron en ellas mismas y erraron en pensar que no encontrarían a nadie más que las amase como su desengaño las amaba.

Leer también: "Era mujer, madre y soltera... !Aprende a sobrevivir a la discriminación laboral!"

Pero… ¡Ay amigas!, el día en que esas mujeres se levantan y se aman… El objeto de su amor se desvanece, desaparece la nebulosa que se instaló en sus corazones, y empezaron a amar de verdad, a amarse de verdad.

Ese día, él desaparece, para siempre, no queda rastro ni de su nombre, ni siquiera un momento para el recuerdo, porque sería un mal recuerdo y ya se sabe también, que siempre se recuerda lo bueno y se olvida lo malo.

Ya solo queda la lección aprendida: una mujer que se quiere no se engancha a una decepción amorosa como si adicta a la droga del desamor fuese. Una mujer que se jacta de quererse, cierra la puerta a la decepción, cierra la puerta a aquel que no la valoró, que no la respetó y el mundo es de ella.

Leer también: "El tiempo vacío. Las mujeres tardamos mucho tiempo en querernos"

Y entonces se convierte en gran mujer…como tú, como ella, como vosotras. Mujeres que aprendieron un poco tarde a quererse, a amarse, a mirarse al espejo y a ver delante de su espejo a una gran mujer digna de ser querida y amada tanto como ella misma se ama y se quiere. A nosotras no nos enseñaron, pero aprendimos… enseñemos ahora nosotras.

Grandes mujeres, protagonistas de su historia. Seguro que conoces a más de una, y seguro que a  más de dos y de tres. Grandes mujeres que detrás esconden un gran fracaso amoroso y que ahora es inimaginable que hubiese un día en el que fueron tan chiquitas.

Resumen
Fecha revisión
Artículo revisado
Detrás de una gran mujer hay un gran fracaso amoroso
Clasificación del autor
51star1star1star1star1star

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".

Comentarios