Infertilidad: ¿Por qué la gente me dice que me tome unas vacaciones?

¿Por qué la gente me dice que me tome unas vacaciones?, ¿qué me lo tome con calma, con rélax, que me dedique a viajar?

¿Acaso unas vacaciones arreglan una diábetes, un hemofilia, una esclerosis múltiple o cualquier otra enfermedad?

“Si la infertilidad es una enfermedad, me pregunto muchas veces por qué la gente cuando le digo que la beta ha vuelto a dar negativo insiste en que me vaya de vacaciones“.

Leer también: "Las emociones que acompañan a la infertilidad"

Seguro que es una sensación que muchas de vosotras habéis tenido y yo, porque en la busqueda de mi segundo hijo, todo el mundo insistía en que el soy y la playa me alejarían de mis emociones y mis sentimientos más negativas…”pero yo no quería alejarme, yo quería ser madre”.

¿Arreglan unas vacaciones la infertilidad?

Muy a menudo se nos dice que los efectos del estrés y sobre todo del estrés emocional causan infertilidad, pero la verdad es que nuestros antepasados, nuestras madres, nuestras abuelas sufrieron situaciones muy dificiles, mucho más dificiles que las nuestras y ahí estuvieron pariendo uno tras otro.

Leer también: "Cuánto odio que mi amiga se haya quedado embarazada"

Hace poco leía que estudios en épocas de grandes genocidios y crisis económicas incidían minimamente en la fertilidad o infertilidad..

Es por eso que no hay nada demostrado científicamente aunque siempre advierten que una buena salud fisica y emocional ayuda.

Y los estudios que lo abalan alertan de la incidencia en los trastornos del periodo cuando se está muy estresada, lo que si no es regular y hay meses en los que no nos visita, es díficil quedarse embarazada si no se está liberando un óvulo.

El estrés emocional y fisico incide tambén en nuestra predisposición a las relaciones sexuales o a verlas unicamente desde el punto de procreación.

Y el estrés es una cadena sin fin: si una se encuentra estresada, este estrés se verá incrementado si no nos quedamos embarazados y la sociedad actual poco ayuda, mucho menos que la sociedad de nuestras madres o abuelas, porque aunque sus circunstancias eran dificiles, su ritmo de vida y su estrés diario no era como el nuestro.

Leer también: "¿Es importante el apoyo emocional en reproducción asistida?"

Ellas vivían grandes momentos de estrés, pero no un estrés continuado y una presión social en todos los ambitos: pareja, familia, casa, trabajo, profesion…

Y a todo esto le añadimos el hecho de que aunque solo sea de forma inconsciente arrastramos esa culpabilidad de no estar completas si no tenemos hijos, porque tener hijos es nuestro gran cometido en nuestra vida y en los de la especie.

Una presión agónica que por momentos se hace insoportable.

Saber que la infertilidad no es culpa nuestra, que es algo más que nos sucede en la vida, como a otros les suceden otras cosas, es un paso importante para la curación en el viaje a los tratamientos de reproducción asitida.

Leer también: "Si nuestras abuelas lo hacían, ¿por qué ahora cuesta tanto hablar de los abortos naturales?"

Aún así se insiste: las vacaciones favorecen la fertilidad.

Igual que siempre se ha dicho que las vacaciones han favorecido la fertilidad durante el siglo pasado porque la pareja se relaja y eso hace más favorable la gestación (solo hay que ver los muchos niños nacidos entre mayo y junio), podríamos aplicarlo a los tratamientos de reproducción asistida, con lo que la idea del resort vacacional acompañado del tratamiento no sería una muy mala idea.

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".

Comentarios