Largo Pétalo de Mar, sentimientos a flor de piel

Desde que leí “La casa de los espíritus” no me he despegado de Isabel Allende. Sin embargo ninguno de sus libros anteriores me envolvió en esa lectura voraz, con prisas, que te roba el tiempo y te impide incluso seguir con tu propia vida como con “Largo Pétalo de Mar”, del que bien puedo decir me lo he bebido en largos tragos, y no por ello he dejado de saborearlo.

Un descubrimiento para mi sobre muchos detalles que no conocía sobre la contienda española, sobre nuestros propios refugiados, su huida y el exilio. Y un impresionante desvelo a mi interior de cómo pese a las desgracias, situaciones y desapariciones, miseria, frío, desazón, decepción, abandono, o muerte, la vida continua y el amor se mantiene por encima del dolor.

Descubrimiento también de la vida de nuestros exiliados a través de una relación, de una historia de amor y desamor, de acompañamiento, de amistad y de apoyo como pocas se conocen ya.  Y un Chile sorprendentemente acogedor que desembocó en su propia revolución.

El final de unas vidas donde cabe el perdón a tanto dolor, a tanta confusión y a tanto tiempo perdido, ¿o no? porque nada sucede porque sí, todo termina entrelazado y asiente ante la confirmación de que era lo mejor que pudo pasar y se llevo como mejor se pudo llevar.

Sentimientos a flor de piel ante un mundo real, con emociones en carne vida, piel con piel y baño de realidad.

Resumen
Fecha revisión
Artículo revisado
Largo pétalo de mar
Clasificación del autor
51star1star1star1star1star

Autor: Rosa Maestro

Periodista, comunicadora, madre sin pareja con donante de esperma y por adopción internacional, fundadora de la web masola.org y autora de los cuentos infantiles #reproducciónasistida "Cloe quiere ser mamá..", "Nora y Zoe, dos mamás para un bebé" y "Lucía y e cofre mágico de la familia".

Comentarios