Las implicaciones del fin del anonimato en las donaciones de semen y óvulos

El Comité de Bioética de España ha planteado oficialmente esta semana la posibilidad de un cambio legislativo que acabe con el obligatorio anonimato de los donantes de semen y óvulos en los tratamientos de reproducción asistida.

Por otro lado, la Sociedad Española de Fertilidad ha elaborado un documento en el que argumenta las razones para mantener el anonimato en la donación de gametos.

La Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (ASEBIR)  aboga por mantener la legislación actual y no retirar de forma absoluta el anonimato, para proteger de forma equilibrada los derechos de todas las partes implicadas: pacientes, donantes y descendientes.

Se trata de un tema muy controvertido, que afecta tanto a pacientes, descendientes como el futuro de la reproducción asistida en España.

Abolir el anonimato podría poner en peligro el 4% de los nacimientos anuales en España y “poner en jaque a un sistema de salud reproductiva que es un modelo internacional”, tal como señala el presidente de la SEF, el Dr Luis Martínez Navarro.

Entre las razones del Comité de Bioética de España  para recomendar al gobierno la abolición del anonimato está el derecho de los nacidos a conocer su origen biológico.

Surgen muchas preguntas, pero la primera:

¿Conocer el origen implica necesariamente conocer un día al donante?

¿No bastaría con saber que la procedencia es una donación de gametos y conocer la información biológica necesaria para interpretar nuestra configuración desde el punto de vista fenotípico?

Para abordarlo en profundidad, CRA Barcelona organiza un coloquio sobre Las implicaciones del fin del anonimato en las donaciones de semen y esperma el próximo 22 de febrero en Barcelona.

Puedes inscribirte aquí

Autor: CRA Barcelona

CRA Barcelona, el centro de reproducción asistida en la Clínica Sagrada Familia en Barcelona. Trato personalizado, excelentes tasas de embarazo, unidades especializadas en aborto de repetición, mujeres mayores de 40 años, banco propio de óvulos.

Comentarios